Remedios naturales contra la tiña.



La tiña es una infección por hongos muy frecuente y necesita ser controlada rápidamente para que las lesiones no se reproduzcan en otras áreas del cuerpo

La Tiña es una infección de la piel causada por diversos hongos del tipo dermatofitos, presenta lesiones circulares de bordes rojos y cuando afecta la cabeza produce caída de mechones quedando en su lugar la piel completamente lisa en forma de aro con bordes bien definidos.

Esta infección también puede afectar los pies (pie de atleta) y las uñas causando que estas tomen un color oscuro y sufran deformaciones. Leer más...
 

Remedios Naturales:  

Es necesario consultar al médico para que observe las lesiones y diagnostique que efectivamente se trata de Tiña, en ese caso indicará el tratamiento que corresponda ya que Existen cremas, ungüentos, lociones y medicación por vía oral para controlar las infecciones por hongos.
Pero en algunos casos la Tiña se vuelve resistente y los remedios caseros pueden ayudar a eliminar definitivamente el hongo de la piel.

* Un remedio casero para los hongos de gran efectividad es el propóleo de abejas, se puede utilizar la tintura o en forma de cremas o ungüentos.

* El aceite esencial de árbol de té:
Con el uso de un hisopo, aplicar el aceite de árbol de té en el área afectada varias veces al día. Por lo general, después de un par de días, la picazón y el enrojecimiento se detiene y empieza a desaparecer.


* Vinagre: 
  Nota: El vinagre puede causar erupciones cutáneas y reacciones adversas. Para estar totalmente seguro, aplique un poco en la parte interna del brazo y deje permanecer durante la noche. Proceder si no hay ninguna reacción adversa.
 El tratamiento de la tiña con vinagre es similar a la de aceite de árbol de té. Necesita la vinagre de sidra de manzana y un Q-Tip (hisopo). Aplicar el vinagre en el área afectada varias veces al día. No se lave, sólo deje que se seque y aplicar sobre la última aplicación.
  
* El vinagre de manzana: aplicado directamente sobre las lesiones o mezclado con agua para lavar la piel.

* Hervir un ajo: machacado durante 20 minutos en aproximadamente un litro de agua, dejar enfriar, colocar en un recipiente de vidrio con tapa.
Cuatro veces al día se aplica el agua sobre las lesiones de Tiña con un hisopo o algodón.

* Moler semillas de aguacate: tres dientes de ajos y el gel de las hojas de aloe vera (sábila) formar una pasta y aplicar sobre las lesiones dejando actuar media hora o más, al menos dos veces al día. 


*Tratamiento de la tiña con esmalte de uñas: El uso de un esmalte de uñas transparente, aplicar sobre la zona afectada. Aplicar la siguiente capa sobre las últimas. Verá que la tiña se cura en pocos días.

*Ajo:
El ajo es un antibacterial muy bueno para combatir la tiña. Se pica un ajo y se revuelve con jalea de petróleo (mejor conocida como vaselina). Se aplica la mezcla sobre la parte afectada de tiña y se tapa con una gaza. Se deja toda la noche. Al día siguiente se quita la gaza y se aplica el aceite de una cápsula de ajo durante el día. Se repite por dos o tres días.


Una vez eliminado el hongo la piel de la zona donde se encontraba se presentará más clara, posteriormente con el sol el color de la piel se emparejará pero para acelerar ese proceso se puede utilizar aceite de Rosa mosqueta y el gel que contienen en su interior las hojas del aloe vera (sábila), éste último también previene que el hongo vuelva a reaparecer.
 


Cómo prevenir la tiña
  • Mantenga la piel y los pies limpios y secos
  • No comparta ropa, toallas, cepillos para el cabello, peines, sombreros y otros artículos de cuidado personal
  • Use sandalias o zapatos en gimnasios, vestuarios y piscinas públicas
  • Evite acariciar mascotas con parches calvos

Si usted nota que cualquiera de estos remedios no ayudan a la tiña o la infección y se ve cada vez peor, ir a ver a un médico.

Recomendaciones:

Separar sus peines, cepillos y sombreros. Debido a que este hongo se puede transmitir fácilmente mediante objetos contaminados, se aconseja no compartir objetos personales como peines, cepillos y sombreros.

Considerar una revisión en común. Debido a que la tiña es contagiosa es importante que el resto de la familia se revise con el objetivo de verificar si se tiene esta infección en el cuero cabelludo o en el cuerpo.

Aplicar un champú con espuma especial Si se tiene tiña en el cuero cabelludo, se puede usar algún champú que contenga sulfuro de selenio, ya que el selenio mata las esporas del hongo y parece agilizar la terapia.  Otros miembros de la familia pueden usar el champú de sulfuro de selenio como medida preventiva.

Evitar la pérdida masiva de cabello.  La persona que sufre de tiña en el cuero cabelludo es probable que pierda algo de pelo.  Sin embargo, si aplica los remedios a tiempo, esa pérdida será sólo temporal y el cabello volverá a crecer.   La pérdida permanente de pelo puede ocurrir si la persona con tiña del cuero cabelludo tiene una reacción alérgica al hongo.
En estos casos, que no son muy comunes, se forma una costra en la zona llamada kerion el cual, a menudo, es del tamaño de una moneda de 10 centavos.  El kerion tiene pústulas o placas elevadas. No sólo es blando, sino que puede romperse y se podrá ver que hay secreción y supuración.  Después se  forma una cicatriz y allí puede desarrollarse una zona de calvicie. 

Ocupar las manos de los niños Si un niño o niña padece de tiña, querrá rascarse con frecuencia lo que puede irritar aún más el área afectada.  En ese sentido, se recomienda tratar de distraerlo de la comezón mediante actividades que involucren el uso de las manos como en los trabajos con masilla, crayones o pinturas.

Hablar con el maestro si es un niño tiene tiña.   No hay razón alguna para mantener a un niño fuera de la escuela sólo porque tiene tiña.   Sin embargo, es necesario explicar al maestro el problema y decirle dónde se localiza la infección y discutir qué se le dirá a los demás niños en la clase. El maestro puede ser cuidadoso y, sin señalar al niño, aprovechar la oportunidad para reforzar los buenos hábitos de higiene que incluyen no compartir peines, cepillos y sombreros.
 
Verificar si se está mejorando.  Una señal de que la zona mejora es cuando la urticaria empieza a aplanarse, y las ámpulas, a secarse. La piel puede tener escamación y pelarse, pero si la zona es tan plana que puede cerrar los ojos y pasar su dedo por encima sin sentir absolutamente nada, entonces ya está cediendo la tina.  En caso de que no mejore, es necesario acudir a un dermatólogo.